Justicia del Amor — Rossana Bril

Justicia del Amor

¿Qué es la justicia? ¿De qué hablamos cuando hablamos de justicia? ¿Qué buscamos cuando buscamos justicia? Desde los orígenes de los tiempos el ser humano ha conectado internamente con la sensación de lo justo y lo injusto sobre la que gravita una necesidad de encontrar un equilibrio. Hoy el acceso a la justicia suele ser usado para la violencia, la venganza y la revancha, pero podemos cambiarlo. La justicia del amor es una perspectiva profesional donde se acompaña a la resolución de conflictos ágilmente, maximizando recursos y cuidando de las necesidades de las personas y la sociedad.

No pretendo resolver en este artículo qué constituye lo justo o lo injusto porque me llevaría un libro entero. La intención es acercarnos a una forma de trabajar alineada a un nivel de consciencia individual y colectiva en permanente evolución y transformación.

Emoción y justicia

Existe una relación directa entre la ira y la sensación de injusticia. Cuando tenemos enojo, bronca o enfado nuestro corazón late fuerte y las pulsaciones se aceleran. Queremos gritar y pegarle a una pared para expresarnos.

Previo a la pandemia llegué a un artículo escrito por el grupo metafísico Los Arcturianos. En ese momento no pude sumergirme del todo en su mirada, pero guardé el texto porque sentí dentro mío que podría comprenderlo mejor más adelante. Escribieron:

“En un mundo tridimensional basado en la dualidad y la separación, la justicia es comúnmente pensada como el «ojo por ojo» y muchos sistemas de creencias religiosos aún enseñan este concepto usando la Biblia como su referencia”.

Para Los Acturianos, la justicia es un equilibrio de energía, una actividad espiritual, una parte de la vida diaria de todos que no está limitada a las leyes y los juzgados. Maestros, padres, familia, amigos, todos experimentamos oportunidades de practicarla desde los eventos más pequeños hasta los más profundos.

Revisión y evolución

La emoción de justicia tiene tres grandes aspectos. Es histórica, cultural y dinámica. Veamos cada uno de ellos. 

  • Histórica. Como todo en la vida y en la historia, los sistemas de creencias, incluida la noción de qué es justo y qué no, van cambiando. No mucho tiempo atrás la esclavitud era aceptada para la gran mayoría de las personas.
  • Cultural. Además de variar con el tiempo, esta sensación también cambia de familia en familia. En algunas es considerada una injusticia que la mujer no pueda permanecer en su casa y al frente de la crianza de sus hijos. En otras, esto no pesa para nada. 
  • Dinámica. Existe una creencia de que la justicia es apegarse a las leyes y el ordenamiento jurídico, pero en realidad puede haber normativas injustas. Revisarlas y modificarlas muchas veces comienza por la sensación de que no son válidas. 

San Agustín acuñó la expresión: “Lex iniusta non est lex” (Una ley injusta no es ley). Esta idea fue retomada por Santo Tomás de Aquino y luego por el activista afroamericano Martin Luther King mientras luchaba contra un racismo edificado gracias a leyes y códigos en Estados Unidos.

Imaginemos que un país emite una ley que prohíbe comer carne de animales. A las personas veganas les parecerá justo y a las carnívoras no. Más cercano en el tiempo fue lo ocurrido en 2020 y 2021. Para algunas personas, las medidas sanitarias de los gobiernos fueron justas y para otras no.

Al entender los tres aspectos de la emoción detrás de la justicia podemos concluir que en la actualidad está vigente una noción de lo justo o injusto que tiende a separar. Sin embargo, existen otros modelos que escapan al binarismo y a la utilización de las normativas con fines de venganza.

Hoy transitamos un fuerte cambio individual y colectivo donde las conciencias comienzan a impactar en nuestra idea de justicia. Empezamos a sentir que puede ser una instancia sanadora y una forma de equilibrar nuestra balanza interna logrando mejores resultados en la vida personal y profesional mientras creamos una sociedad más amorosa. Para alcanzar esta meta existe una gran aliada.

La Justicia del Amor

¿Qué espacio abre la justicia del amor? El de una transformación y búsqueda de la justicia como encuentro de un equilibrio interno que luego será reflejado en el afuera en los hechos concretos: los acuerdos, o no acuerdos, las declaraciones y los vínculos del conflicto. 

La Justicia del Amor nos abre una nueva mirada a la unidad evitando la división y las etiquetas que nos han hecho y siguen haciendo mucho daño. Tiende a un proceso en espacios seguros, de confianza y respeto donde prima la comprensión del cliente. 

Este nuevo paradigma consiste en salir del “ojo por ojo, diente por diente” y del “me la vas a pagar” tan habituales en los litigios de familia o entre empleados y empleadores. Porque es común que una persona busque un abogado cargado con la misión de perseguir lo que le corresponde cuando se ha sentido traicionada, no respetada o abusada. Entonces llama al profesional a conseguir el objetivo de todas las maneras posibles, con más o menos escrúpulos. Esa forma de trabajar alimenta el campo colectivo de la ira exigiendo el sostenimiento de mentiras durante años que demandan tiempo, energía y se vuelven pesadas para cualquiera de las personas involucradas.

En la vereda de enfrente, la justicia del amor acepta, integra, comprende y busca equilibrar internamente a las personas. Está disponible para profesionales que sintonicen en esta forma-pensamiento y que desde una evolución de consciencia personal acompañen a las personas en resolver pacíficamente los conflictos sin descuidar de sus derechos.

Qué beneficios trae la justicia del amor

La Justicia del Amor incorpora al orden sistémico y abraza las situaciones estimulando el entendimiento, la comprensión y la multiplicidad de posibilidades que escapan a la polarización. Se tiende a la integración y atrás queda la Ley del Talión. 

En nuestra profesión naturalizamos los agujeros legales o de procedimiento y no consideramos que sean actos de corrupción, pero lo son. Si, en cambio, trabajamos desde este nuevo paradigma podemos crear espacios seguros para conversaciones difíciles con las que ganaremos en tiempo, recursos y valorización. 

Salir de la frecuencia de lo que es justo o injusto y de los viejos modelos mentales nos permite aceptar la realidad para luego transformarla partiendo de un equilibrio interno. Al alinearnos se nos abrirá todo el potencial humano, tanto profesional y colectivo, y desarrollaremos una nueva forma-pensamiento con la que construiremos el hermoso mundo que todos soñamos y queremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

   MASTERCLASS GRATUITA  

Coaching Jurídico® Transformacional

Somos creadores de realidades. Es hora de transformar el ejercicio del derecho. Te invitamos a ver esta Masterclass, es un aporte a esa transformación colectiva hacia una justicia más humana, colaborativa y capaz. 

   NIVEL 1  

Coaching Jurídico® Transformacional

13 encuentros virtuales

2 sesiones de coaching individual

Duración: 3 meses

   NIVEL 2  

Coaching Jurídico® Transformacional

6 encuentros virtuales

Duración: 1 mes y 1/2

   TALLER ONDEMAND  

Abogar Emergente

Curso grabado (ondemand)

Duración: 13 clases

   MASTERCLASS GRATUITA  

Coaching Jurídico Transformacional

Completa el formulario con tus datos y vas a recibir en tu correo electrónico el acceso a la masterclass gratuita.